Skip navigation

Monthly Archives: junio 2013

Por Sharon S. Villanueva

@vi_rouge

Los seres humanos han habitado la faz de la tierra durante miles de años, viviendo en diferentes zonas que van más allá de un lugar físico. Se trasladan en espacios afectivos, históricos, estéticos, etc., que son significativos e importantes debido a que por medio de ellos se intenta conocer cómo se establecen las relaciones socio-culturales y de comunicación.

Pierre Levy, filósofo tunecino, explica que existen espacios antropológicos, que son planos de existencia donde se desenvuelve el ser humano y, que están presentes en todas partes y poseen determinada frecuencia y velocidad (1).

También comenta que deben ser entendidos como mundos de significación (2) y no de categoría (3).

El primer espacio corresponde a la Tierra, que es la frecuencia de base, constituido como un cosmos donde ocurren metamorfosis que permiten al ser humano elaborar y reelaborar por medio de sus creaciones, aquellas fronteras de identidades.(4) Aquí los mitos sobre dioses, catástrofes divinas, criaturas mágicas o demoniacas cobran especial significado.

1. Es en este Espacio de la Tierra donde se instaura una velocidad que supera la de la vida animal: La de los lenguajes y la técnica de la cultura (5).

Image

El siguiente es el Territorio, sedentario, las innovaciones se refuerzan y se conectan mutuamente, adquiriendo una potencia de expansión. (6) Es habitado por la memoria y experiencia de los pueblos (7), se renueva por medio de la división social y la unificación de territorios; se caracteriza por la adaptación del espacio físico a las necesidades del hombre y, con la escritura se deja testimonio de lugar-tiempo.
El territorio entonces es la estructura que ha perdurado por el paso de la humanidad (8).

2. Constituye la primera velocidad que el ser humano logra percibir: se establecen fronteras, imperios, así como gobiernos.

Image

El tercer espacio es el de la Mercancía (9). Ésta “célula económica de la sociedad burguesa” (10) funciona por el Territorio y es creación del Estado.
Pierre Levy menciona que el capitalismo transmuta en mercancía todo lo que logra arrastrar a sus circuitos (11). En términos explicados por Marx, tiene que ver con la tendencia de las sociedades de explotación que dan a los dos factores de valor (12) una preponderancia mayor en relación a su abundancia o escasez.

3. El espacio de la Mercancía inventa la aceleración. No por el espacio de intercambio, sino por la circulación incesante, cada vez más densa, cada vez más rápida del dinero.

Image

Finalmente es importante decir que el espacio del Saber, debe ser entendido no solo mediante conceptos como el conocimiento científico, el técnico o el clasificado por las academias, también se trata de un saber-vivir o un vivir-saber (13) es decir, se habla de un conocimiento que aborda los pensamientos cuerpo, sentido, experiencia, etc., de los cuales surgen intelectos colectivos (14) que generan nuevos espacios de comunicación. Basta con recordar al Rizoma (15) que puede verse ejemplificado con la conexión de redes que simultáneamente se conectan entre diferentes puntos sin estar subordinados jerárquicamente.

4. El espacio del Saber, se considera utópico, y es llamado espacio virtual, está habitado y animado por intelectos colectivos y aun esta en búsqueda de su autonomía.

Image

Es por medio de la interacción simultánea e integración de los espacios antropológicos, que se espera organizar la existencia y sociabilidad de las comunidades humanas (16) con miras a renovar el panorama de futuros ámbitos de convivencia social.

Bibliografía y Referencias

(1) Levy P. (2004) Inteligencia colectiva. Por una antropología del Ciberespacio. Recuperado de http://inteligenciacolectiva.bvsalud.org/public/documents/pdf/es/inteligenciaColectiva.pdf

(2) Definición: la significación es un proceso que asocia un ser, una idea o un hecho a un signo que la representa. Importancia, influencia o valor que tiene un hecho. Fuente: http://es.thefreedictionary.com/significaci%C3%B3n

(3) Definición: Jerarquía de una persona o cosa en una clasificación según su importancia o grado. Fuente: http://es.thefreedictionary.com/categor%C3%ADa

(4)(5)(6)(7)(8)(9)Levy P. (2004) Inteligencia colectiva. Por una antropología del Ciberespacio. Recuperado de http://inteligenciacolectiva.bvsalud.org/public/documents/pdf/es/inteligenciaColectiva.pdf

(10) (12) Marx K. Concepto de Mercancía. Recuperado de: http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiacontemporanea/Marx/Marx-Mercancia.htm

(11)(13)(14) Levy P. (2004) Inteligencia colectiva. Por una antropología del Ciberespacio. Recuperado de http://inteligenciacolectiva.bvsalud.org/public/documents/pdf/es/inteligenciaColectiva.pdf

(15) Deleuze G. (1977) Rizoma: Introduction. Recuperado de: http://www.fen-om.com/spanishtheory/theory104.pdf

(16) Levy P. (2004) Inteligencia colectiva. Por una antropología del Ciberespacio. Recuperado de http://inteligenciacolectiva.bvsalud.org/public/documents/pdf/es/inteligenciaColectiva.pdf

Anuncios

museos_virtuales

Por: Ana Laura García Flores.

Esta reflexión se centrara en el texto “Humanidades digitales” en el que se propone un modelo de colaboración y comprometido al conocimiento público, en donde las nuevas tecnologías nos permiten interactuar de una manera activa.

Será que realmente este modelo funcione de una manera adecuada para las necesidades que van surgiendo con las nuevas posibilidades de interacción, lo digital de acuerdo a la definición del diccionario de la real academia de la lengua  española: (Del lat. digitālis). 1. adj. Perteneciente o relativo a los dedos.

En la actualidad bibliotecas, museos, enciclopedias, diccionarios entre otros   son espacios académicos a los  que podemos encontrar y acceder virtualmente.

Pero  ¿qué es lo virtual? Representaciones de escenas o imágenes de objetos producidos por un sistema informático, que da la sensación de su existencia real (RALE).

Es así como estos tres conceptos principales realidad, virtual y digital se entrecruzan en el método planteado en el texto “humanidades digitales”.

La realidad ahora es trasladada a lo virtual y  podemos tener una interactividad múltiple de un mismo elemento por medio de lo digital.

 Retomando esos espacios virtuales a los que ahora tenemos acceso como un museo virtual que puede ser considerada dentro de una educación no formal, son parte de modelos educativos alternativos en donde las opciones de aprendizaje pueden ser semipresenciales o no presenciales pero si existe  interactividad.

Estos espacios virtuales permiten acercarnos al arte, los museos virtuales nos permiten dar recorridos teniendo un ordenador y conexión a internet, podrían verse de una manera negativa sin embargo estas nuevas alternativas nos pueden acercar a lugares a los que jamás podríamos imaginar, existe una retroalimentación con diferentes maneras de percibir, podemos tener comentarios de personas de diferentes países.

Con lo antes mencionado  podemos encontrar el modelo planteado en el texto “Humanidades digitales” en el que podemos acércanos a la realidad por medio de espacios virtuales, es verdad que se abren algunas otras discusiones ya que si este nos permite una  retroalimentación colaborativa el autor seria visto de una forma diferente, sin embargo estas nuevas tecnologías son una buena  herramienta para la educación y para las nuevas formas de acercarnos a las realidades que creímos lejanas en algún momento.

Por Erika C. Arteaga

En 1967 Marshall McLuhan declaró en El medio es el masaje que “¡El shock del reconocimiento! En un ambiente de información eléctrica, los grupos minoritarios ya no pueden ser contenidos —ignorados. Demasiadas personas saben demasiado las unas de las otras. Nuestro ambiente obliga al compromiso y a la participación. Cada uno de nosotros está ahora irrevocablemente envuelto en la vida de los demás, y es responsable de ellos” esto lo anota bajo el título de “los otros” con su carga de anonimato y deslinde. En seguida [en la página siguiente, para ser exactos] continúa: “no hay en absoluto inevitabilidad cuando se está dispuesto a contemplar lo que está sucediendo”.

http://www.youtube.com/watch?NR=1&feature=endscreen&v=ImaH51F4HBw

Faltaba mucho para que El gran hermano se transmitiera por televisión, o para que facebook hiciera su aparición en nuestras vidas. Sin embargo, McLuhan ya hablaba de la gran posibilidad de reunión de intereses e interesados a partir de un medio y de su información. Él dijo, ya no pueden ser contenidos—ignorados; hoy menos que nunca pasa así.

Pero el saber del otro es sólo una consideración. ¿De qué sirve saber algo de alguien? La información que se tenga de una persona nos da cierta posición social o en el mínimo caso, una posición ante la otra persona. Epistemológicamente podemos concebir esto como las nuevas formas de aprehensión y conocimientos de las personas. Políticamente sirve para ejercer poder sobre ella.

La cohesión social es natural, las sociedades existen porque las comunidades –a partir de la conjunción de intereses– crecieron. Las manifestaciones de esa cohesión social son culturales, y utilizan distintas vías para poder ser como el arte y los medios de comunicación. De entre las manifestaciones siempre se ha encontrado la inconformidad con el sistema. Lo que contrae y depara en reacciones de censura y prohibición, secuestrando a los mismos medios.

Pero, estas nuevas formas rizomáticas de cohesión humana, de gran alcance han surgido de diversas formas y causas. Una de ellas es la que ha dado origen a movimientos sociales, aquí denominadas comunidades efervescentes.

Efervescente vs espontánea

La espontaneidad está al abrir la lata de refresco agitado. Antes de esa agitación no había nada, y muy posiblemente, si no se agita, no pase nada, no pierda sus propiedades. Lo efervescente nació con esa característica, no tiene efecto si no pasa por el estado efervescente y cumple sus objetivos bajo esa efervescencia; ésta es entendida como el escape de un gas de una solución provocando el burbejeo en un líquido, es una característica intrínseca, inducida más que provocada. Así podemos pensar en las comunidades virtuales, como comunidades efervescentes.

Algunas observaciones sobre estas comunidades:

  • Se      gestan en redes sociales
  • Tienen      alto grado de virtualidad: en sus acciones, en sus manifestaciones y sus comunicaciones      (incluyendo sus códigos)
  • Sus      encuentros nacen en buena medida de sus emociones; en segundo lugar de sus      ideales porque de lo contrario buscarían vías institucionalizadas,      legales.
  • Son      colaborativas para mantenerse, dar el siguiente paso, y lograr lo      propuesto aunque esto no siempre se cumpla.
  • Cuasi      anónimos porque lo que menos importa es quién sea sino su poder de      convocatoria y acción. Aunque se da el hecho de que los líderes se      conozcan personalmente, o los integrantes se relacionen en otras      plataformas o redes.
  • Número      ilimitado de participantes.
  • No      exista una total cohesión. Como todo grupo social puede que existan los      radicales y los conservadores, tanto en pensamiento como en acción.
  • No están      obligados a permanecer, aún si no se han cumplido sus objetivos.
  • Una vez      terminada la efervescencia se desvanece o baja su actividad, es decir,      tiene caducidad.
  • El      objetivo es uno, el que los mantiene como comunidad. Si se cumple, bien,      si no puede que se tomen otras vías u otras redes, grupos.
  • Utilizan      los medios de comunicación convencionales para mantener su vigencia o      manifestarse, aunque debido a su origen en un medio alternativo, tengan      alguna disonancia o discordia con estos medios. Además, los medios han      ignorado estos grupos por décadas, y si voltean a verles es con el afán de      espectacularidad, escándalo o novedad.
  • Esperan      trascender en la historia, en la plataforma.

http://www.youtube.com/watch?v=CTzyZbL5rCU

Un ejemplo claro es la Primavera Árabe, gestada en las redes sociales y de alcances revolucionarios. Otro fue el movimiento Yo Soy 132 que aunque no se gestó directamente en una red social, su seguimiento y vigencia la vivió en las redes sociales, aunque su efervescencia fue fugaz.

Su interés no es el económico —o no en el sentido mercantil—. Ha servido de desfogue, de recurso mediático alternativo no sujeto a normas de Estado (o por lo menos no a su Estado) donde no hay tiempos ni espacios regulados/reguladores. El único requisito es tener en efervescencia las emociones que los lleven al acto (donar, recabar fondos, llevar su voz a las calles, publicar.)

Un ejemplo son todas las comunidades que existen en Facebook para localizar personas, bajo cualquier condición; o para ayudar a una causa.

imagesCACXYIC9imagesCARI8ZO6

Según el libro Digital Humanities, los gobiernos también se han volcado a las redes sociales para su ventaja y como medios manipuladores “al interceptar envíos y contraseñas, pidiendo a los usuarios acordar las nuevas políticas de seguridad y coincidir en otras técnicas coercitivas […] pueden acumular tesoros de datos para identificar disidentes, abuso de poder o crear cortinas de humo sobre la opinión pública”, en resumen no sólo dan pie a los fines democráticos de las comunidades si no hacen posible la vigilancia, prevención, anticipación dominación y el sometimiento en otra escala.Digital_Humanities_portada

No obstante, estas comunidades efervescentes también tienen el objetivo solidario de reunir fondos o víveres para ayudar una causa, una persona, lo que ha dado paso a uno depender de —no totalmente— de las instituciones, a una amplitud de participantes a nivel mundial: encontrar-reencontrar personas, compartir historias-causas, dar a conocer un síntoma-enfermedad en voz del/los enfermos.

El gran pero  es que toda efervescencia, la catarsis, la espuma baja. Pero probablemente la puerta para adherirse a otra comunidad está abierta. Entonces “los otros” de McLuhan ya no los son, se trata del “nosotros”, con voz, voluntad y poder de acción.

Las humanidades es el conjunto de disciplinas (filosofía, literatura, música, teatro, arquitectura…) que dan cuenta de la experiencia humana. Estás disciplinas no se consideran ciencias pero hacen que el mundo pueda ser más humano. El matemático trabaja con números, signos y fórmulas. El físico con leyes y, en algunos casos, con experimentos. El filósofo o literato lo hace con letras, palabras, oraciones, historias, ideas. El músico con sonidos y silencios.

Por otra parte las tecnologías digitales se basan en la lógica binaria, cuya unidad básica es el bit (Binary Digit, Dígito Binario). Los bits poseen sólo dos estados, encendido y apagado, se representan con los números 0 y 1. Un Bit equivale a un octavo de byte. La agrupación de bytes forma una unidad llamada pixel (picture element). Todo lo que aparece en una pantalla digital es traducido siempre a píxeles. Si queremos codificar la imagen que vemos a través de la pantalla tenemos que darle esos valores numéricos que se traducen en luminosidad y espacio que posibilitan la reproducción de las formas digitalizadas. Por tanto, las imágenes y sonidos que se muestran en la pantalla es el lenguaje binario convertido a señales analógicas. Y al codificar las imágenes digitales o de síntesis podemos darle una interpretación y sentido.

¿Qué significa ser un ser humano en la era de la información en red?

Preguntarnos sobre cómo podemos unir lo humano y lo digital en la actualidad o preguntarnos sobre cómo aprovechar lo digital para interpretar lo humano o viceversa, es algo que en ocasiones no nos damos el tiempo para pensar. Pero de lo que sí nos podemos dar cuenta es que se está dando una nueva convergencia entre calidad y cantidad, donde los valores humanos y el conocimiento de las humanidades dan forma a todos los ámbitos de la cultura y donde la sociedad es influida por el diseño de información, diseños gráficos, tipografía; todo aquello que nos proporciona la experiencia digital.

Se están generando nuevas formas de investigación de transmedia, prototipos, experimentación, métodos emergentes y nuevos géneros de gráficos, nuevas  formas de hacer las cosas con el desarrollo de las herramientas y plataformas digitales para vincular lo humano y lo digital. Entonces, hablar de las humanidades y de lo digital no implica que una absorba a la otra, sino que ambas se complementan. Pues tenemos que “humanizar” lo tecnológico, lo que se da a través de lo digital. No es humanizar el medio digital porque son códigos, un 1 y un 0 representado en lo cuantitativo, sino que se trata de que la persona que realiza lo digital, la digitalización, al moldear la realidad que percibimos sea con una visión más humana y no tan dominada por la tecnología.  Un ejemplo de lo tecnológico y lo humanista, en el aspecto ético, es cuando se reflexiona  que la finalidad natural y primaria del progreso técnico-científico no es la manipulación o eliminación de la vida o del ser humano, sino la defensa y protección de él, por que en algunos experimentos que la tecnología realiza, se puede concluir que no es lícito utilizar al ser humano como medio o instrumento para obtener un beneficio personal científico a través de las tecnologías. No se trata de estar en contra de la ciencia, de la tecnología, de los avances médicos que favorecen a la humanidad sino definir bien las fronteras entre lo humano y lo tecnológico. Pues el ser humano es un fin y el medio son las tecnologías. Y es ahí donde olvidamos que no “todo” puede ser valorado cuantitativamente sino también cualitativamente, de ahí la integración de la parte humana a la realidad que nos presenta lo digital.

Hay una gran variedad de personas, proyectos y organizaciones que han construido el campo de las Humanidades Digitales. Por ejemplo Todd Presner y Chris Johanson, Johanna Drucker, Diane Favro, Chris Johanson, Todd Presner, Janice Reiff y Willeke Wendrich, Doug Sery. Que han realizado actividades de manera experimental y teorizando sobre el futuro indefinido de las humanidades en un mundo radicalmente transformada por todo lo digital.

Gran parte de los métodos en las humanidades digitales se caracterizan por ser colaborativos (http://www.slideboom.com/presentations/545028/Trabajo-colaborativo) en los que cada colaborador juega un papel vital en el establecimiento de la agenda de investigación, y contribuyen en conocimientos especializados y en conocimiento como experto y generan aspectos que  cambian la cultura de las humanidades, así como las preguntas que se pueden hacer de los materiales y objetos que componen el corpus humanista. Esta transformación del conocimiento, de la sociedad y de la cultura está marcada por la era digital. Se tiene claro el potencial y el alcance que las disciplinas humanísticas tienen para complementarse frente a la operatividad en ambientes computacionales.

Está la propuesta de demostrar la contribución de las humanidades contemporáneas a las nuevas modalidades de formación del conocimiento habilitados por red, en entornos digitales. Por ejemplo en la creación de estándares para la codificación de texto, en la construcción de bases de datos que facilitan el trabajo de cuerpos humanista, como bibliotecarios… en herramientas de base de datos, en el estudio de las características lingüísticas, en el énfasis de apoyos pedagógicos y entornos de aprendizaje…en el proyecto Perseus, que convirtió el corpus de la literatura clásica en formato digital. En la elaboración en colaboración de varios autores, en el trabajo de plataformas cruzadas en temas dentro de sus áreas de especialización. Todo este proceso de las nuevas herramientas y métodos, de las nuevas formas de pensar y de trabajar, es lo que podría llamarse “teoría en la práctica”. (Por ejemplo, en el siguiente video se puede comprender algunos aspectos de lo dicho anteriormente: http://www.youtube.com/watch?v=PblWWlQbkUQ)

La comunicación en entornos digitales ha requerido la invención de nuevas formas, de herramientas y de esquemas; al fusionarse la investigación humanística con las tecnologías digitales. Los conceptos básicos de la computación y procesamiento afectan el diseño y ejecución de proyectos de Humanidades Digitales. Estos proyectos tienen diferentes metodologías y enfoques, concentrándose en cuatro: curación, análisis, edición y modelado como elemento central de la investigación humanista contemporánea.

La participación de archivos, colecciones, depósitos y otros agregados de materiales de curación es la selección y organización de los materiales en un marco de interpretación, argumentación o exposición.

Análisis se refiere al tratamiento de texto o datos: Estadística y métodos cuantitativos de análisis que han traído con lectura atenta de los textos en el diálogo con la lectura a distancia…

La edición: Es el medio por el cual un argumento toma forma y se le da forma.

Modelado destaca la noción de contenido modelos-formas de argumentación expresada en las estructuras de información y su diseño. El modelo de contenido es un modelo mediante el cual la forma se confiere a un conjunto determinado de contenidos culturales.

Las metodologías de Humanidades Digitales son robustas precisamente porque ponen el valor pedagógico en el proceso creativo, generativo y experimental de la investigación basada en el diseño. (Por ejemplo: http://www.youtube.com/watch?v=VNNPtx47Gos)

El lenguaje visual se vuelve cada vez más fundamental para las Humanidades Digitales, pues es el conjunto de formas expresivas que ahora abarca el uso de sonido, gráficos en movimiento, animación, capturas de pantalla, vídeos, sonido, y la apropiación y la remezcla de códigos. Esta gama amplia de herramientas de comunicación requiere que las personas que se dedican a trabajar Humanidades Digitales se tienen que familiarizar con temas, discusiones y debates en los campos del diseño, especialmente de comunicación y diseño de interacción.

La atención al diseño de los argumentos es una característica fundamental de la investigación en Humanidades Digitales.  Hay que estar en sintonía con la alfabetización visual, la cual admite la existencia de una retórica visual, pero las habilidades para leer las interfaces, bases de datos y otros modelos de contenido son todavía muy poco desarrollados. http://infografias.org/

Los Proyectos de Humanidades Digitales implican más de cerca la posible comunicación, el diseño gráfico, lo visual, que se ocupan de la representación simbólica del lenguaje, la expresión gráfica de los conceptos y cuestiones de estilo e identidad. En estos proyectos de humanidades digitales puede preguntarse: “¿Qué pasa si?”, “¿Qué sucede cuando?, “¿Qué podemos imaginar haciendo que aún no puede ser posible?”. Hay que realizar una reflexión tanto en lo teórico como en lo práctico. Y considerar que no todos los humanistas digitales se convertirán en diseñadores, pero todo buen humanista digital tiene que ser capaz de “leer” y apreciar lo que el diseño tiene que ofrecer, para construir el vocabulario compartido y el respeto mutuo que pueden dar lugar a colaboraciones fructíferas. Por ejemplo, la retórica es una habilidad claramente humanista, que se aventura en nuevos caminos en un entorno digital que el humanista del siglo XXI está llamado a dominar. http://www.slideboom.com/presentations/334458/WIKIS

Hay soportes gráficos como diagramas, gráficos y animaciones que son a menudo esenciales para hacer un argumento de Humanidades Digitales.  Es un reto para el desarrollo de las Humanidades digitales, es decir, las formas en que la ambigüedad, la interpretación, la contingencia, la posicionalidad y los diferentes enfoques pueden ser incluidos en el cálculo. Se necesitan sensibilidades humanistas para desafiar la fuerza seductora de las construcciones artificiales. Los humanistas digitales ahora pueden utilizar las redes y normas de intercambio de archivos interoperables y protocolos para probar nuevos enfoques y prototipos, generando nuevos proyectos. Colaborativo1.pptxT colaborativo 2.pptx

Los medios digitales se han convertido en el meta-medio por excelencia. En la actualidad hay que desarrollar la capacidad de convertirse en humanistas digitales. Comprendiendo que Humanidades Digital es una extensión de las habilidades tradicionales de los conocimientos y métodos, no un sustituto para ellos. Donde la misión de investigación se apoya en la innovación, la imaginación y en la toma de riesgos. Humanidades Digitales está unificada por su énfasis en la toma de decisiones, de conexión, la interpretación y la concentración colaborativa. El entorno digital ofrece posibilidades ampliadas para la exploración múltiples enfoques de lo que constituye el conocimiento y lo que califican como métodos válidos para su producción.
http://recursostic.educacion.es/observatorio/web/es/internet/aplicaciones-web/1029-popple

http://www.youtube.com/watch?v=CxLDsWHsQ1g

Los retos sociales, políticos y ecológicos del siglo XXI exigen mucho más que el análisis textual o recitaciones del contenido heredado. Estos problemas (y oportunidades) necesitarán personas capacitadas para crear respuestas sintéticas, ricas de significado y propósito, y ser capaz de comunicarse en una variedad de medios adecuados. Pues se pretende que los ciudadanos, piensen con la imaginación, manifiesten sus pensamientos con una acción creativa, y cuyo análisis pueda conducir a la inventiva,  con métodos y contenidos, con enfoques que toleren el relativismo y la diversidad en el pensamiento. Pues no se trata de criticar todo el espectro ideológico que la enseñanza y la investigación realiza pero sí considerar que en el mundo de la actualidad y de los acontecimientos que se desarrollan en el ámbito político y cultural, la comunicación rápida en las plataformas digitales altera la percepción, opinión, valores y resultados. Y que la digitalización de los conocimientos del mundo y su movimiento a través de redes globales, han transformado lo que entendemos por y cómo acercarse a las humanidades en el siglo XXI.

En los estudiantes y ciudadanos se puede favorecer el desarrollo de la imaginación, de los pensamientos creativos e innovadores. Para dar nuevas formas de acceso y evaluación  en ésta forma de producción cultural, al utilizar nuevos métodos y géneros. Y gracias a la presencia digital se tiene una apertura a las nuevas experiencias, a la diversidad del pensamiento y al fomento de valores fundamentales.

Por: Alejandro Salas Ramírez.

En el marco de los avances tecnológicos surge una rama llamada Realidad Virtual.  La Realidad Virtual está presente desde el niño que juega con el más reciente x-box, juegos tridimensionales, en los programas de televisión que usan la Realidad Virtual para realizar ciertos efectos visuales, en las producciones cinematográficas para ciertas escenas, en la elaboración de entrenamientos para manejar ciertas máquinas, en la intervención de operaciones, para ver la imagen del feto que ríe en el seno materno, en la elaboración de juguetes como niños virtuales, en los negocios como dinero en línea, en la aplicación de un automóvil para que pueda estacionarse solo, para comunicarse, etcétera.

En el diccionario de Ferrater Mora encontramos las definiciones de Realidad y Virtual como sigue: Realidad es “la existencia efectiva de una cosa” y Virtual, “aquello que tiene existencia aparente pero no real, es lo que se presenta a nuestros sentidos como si fuera real pero que no lo es”.

Realidad, es la totalidad de los objetos materiales, es decir, de los objetos que tenemos, que no son imaginarios, ni teóricos y existen como algo físico y no meramente como objeto de conciencia. Es una totalidad de condiciones impuestas por el mundo exterior sobre la actividad de objetos existentes y de todo aquello que no puede sólo ser pensado o deseado.

La palabra “virtual” proviene del latín virtus, que significa fuerza, energía, impulso inicial. La virtus es real y activa, es a la vez la causa inicial en virtud de la cual el efecto existe y, por ello mismo, aquello por lo cual la causa sigue estando presente virtualmente en el efecto[1]. Lo virtual, pues, no es ni irreal ni potencial: lo virtual está en orden de lo real. Lo potencial es aquello que puede convertirse en actual. Lo virtual es la presencia real y discreta de la causa.

Pierre Lévy en su libro ¿Qué es lo virtual? Menciona que para Gilíes Deleuze, “lo real se asemeja a lo posible mientras que lo actual responde a lo virtual. Que lo posible y lo virtual son latentes y que real y lo actual son manifiestos”*.

También, el término “virtual” es utilizado habitualmente en el ámbito de la industria informática para hacer referencia a todo aquello que es simulado en un software y se empleará la palabra “virtual” en términos computacionales como algo que no es real; que es una representación en una computadora de algo que no existe.

El término compuesto de Realidad Virtual, trata de la simulación de un entorno tridimensional generado por computadora, en el cual el usuario puede visualizar y manipular al mismo tiempo el contenido de dicho entorno. Él es sumergido en una realidad con características similares a las que vivimos,  creándose ambientes donde podemos hacer casi todo. Para lograrlo se necesitan dispositivos que logren eso. Con el programa adecuado, la Realidad Virtual, nos ofrece la posibilidad de resolver problemas o de sumergir nuestros sentidos en experiencias nuevas. Claro utilizando los diferentes tipos y características de Realidad  Virtual[2] algunos tipos son los de movilidad, el proyectivo, la aumentada, de inmersión, de telepresencia, telerrobótica y algunas de sus características son la interactividad, la inmersión o manipulación, la navegación, la direccionalidad. https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=WjUoiocpBxg.

El hombre contemporáneo hace uso de la Realidad Virtual y pasa cada vez más horas llevando a cabo actividades comunicativas utilizando dicha tecnología. Debido al cambio tecnológico, a la modificación de los modelos culturales y al cambio en la organización social algunos sectores de la población ya no leen el periódico o libros de manera tradicional, sino que escucha la radio,  miran la televisión, llaman por teléfono a través de los diversos programas que se encuentran al descargar por internet.[3] No obstante el sujeto realiza algunas de las actividades antes mencionadas de manera electrónica, digital; usando la realidad virtual. Un ejemplo lo podemos comprender a través de este video, donde tenemos un pizarrón virtual para poder interactuar en tiempo real: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ATKt_4d-Uek

 

La virtualización de la inteligencia y la constitución del sujeto. Pierre Lévy en su libro ¿Qué es lo virtual? Barcelona: PAIDÓS. 1999. Menciona que desde el punto de vista biológico nuestra inteligencia es individual y parecida, pero desde la cultura es variable y colectiva. Como sujetos tenemos inteligencia, tenemos actitudes cognitivas, pero que al ponerlas en práctica lo hacemos de manera colectiva a través del lenguaje transformando nuestro mundo nuestra sociedad. Donde hay instituciones sociales, leyes y normas rigen nuestro actuar y pensar.

Él también dice, que los  sujetos como sistemas darwinianos demuestran una capacidad de aprendizaje de autocreación continua. Que el sujeto se constituye con afectividad para no ser insensible, donde la consciencia puede ser la esencia del psiquismo comprendida como el flujo de afectos. Dicho psiquismo proviene de la palabra “psique” y es el  espíritu que caracteriza al sujeto, siendo un espíritu compatible con un sujeto colectivo. Es decir, un sí mismo cuya precisión es quizá la cualidad singular del proceso de asimilación del otro y de la heterogénesis.

Por tanto podemos entender que existe una inteligencia colectiva en el plano virtual, la cual viene siendo como algo que piensa en nosotros y nos piensa. Donde hay una relación entre la colectividad y el  individuo con la virtualidad. Es decir, el sujeto es un mundo de sentido y de emoción, donde la inteligencia viva o del psiquismo coincide con lo virtual. Por naturaleza, el individuo es afectivo, aunque esté siempre conectado a su cuerpo, pero se desenvuelve lo afectivo fuera del espacio físico.  Incluso cuando nos expresamos a través del lenguaje, con las palabras, es una manera virtual de comunicarnos entre nosotros porque al decir manzana no es que aparezca físicamente esa manzana, no es real. Pues se aplica aquello que se mencionó al principio del texto que lo virtual “es a la vez la causa inicial en virtud de la cual el efecto existe y, por ello mismo, aquello por lo cual la causa sigue estando presente virtualmente en el efecto”. Y no por el hecho de decir manzana ya es real la manzana, porque lo real son aquellos objetos “que no son imaginarios, ni teóricos y existen como algo físico y no meramente como objeto de conciencia”. Y es ahí donde el individuo logra entenderse colectivamente de manera virtual. Haciendo que lo actual responda a lo virtual. Otra manera de tratar de entender este asunto, es  la situación de una pareja que se dicen querer y amar. Una le dice a la otra que la ama, y en ese momento no se percibe físicamente ese amor, sino que es algo virtual,  pues el elemento psíquico se actualiza por medio de los afectos. El psiquismo es, por definición, colectivo porque los colectivos humanos, como tales, se pueden denominar inteligentes.

La inteligencia está impregnada de una dimensión colectiva: por qué no son solamente los lenguajes, los artefactos y las instituciones sociales quienes piensan en nosotros, sino el conjunto del mundo humano, con sus líneas de deseo, sus polaridades afectivas, sus máquinas mentales híbridas. El ciberespacio favorece las conexiones, las condiciones, las sinergias entre las inteligencias individuales, debido a que un contexto vivo está mejor compartido, y los individuos o los grupos pueden orientarse mutuamente.

Es favorable fomentar un proyecto de civilización centrado en los colectivos inteligentes: porque se da una recreación de los lazos sociales por medio de los intercambios de saber, hay reconocimiento, escucha y valoración de las singularidades, hay una democracia más directa, más participativa, con enriquecimiento de las vidas individuales e invención de nuevas formas de cooperación abierta para resolver los terribles problemas que la humanidad debe afrontar. Y esto se da a través de las diferencias entre las formas de inteligencia colectiva con las nuevas formas de inteligencia colectiva permitidas por las redes digitales interactivas. Por eso la cuestión del «colectivo pensante» nos impulsan hacia una evolución social positiva que parte de la constitución del sujeto, de la afectividad personal, de la cognición personal que se vuelve colectiva.

 

La virtualización de la inteligencia y la constitución del objeto.

Tenemos que sumar nuestras inteligencias en lugar de dividirlas y restarlas. Porque culturalmente ha habido personas que se han legitimizado como inteligencias colectivas. Pues esas inteligencias han organizado, jerarquizado, categorizado la vida para seguir ese modelo y evitar que cada inteligencia (capacidad de aprendizaje, de imaginación, de razonamiento) de manera individual pueda realizar acciones por sí misma. Hay una diferencia entre una sociedad inteligente y una sociedad dirigida inteligentemente.

Con la organización y la escucha de las inteligencias individuales se puede lograr identificar si son manipulas, autorigidas o darse cuenta del porque pensar como el común de los demás y no pensar de una manera diferente y original. ¿A caso nos imponen la manera de cómo tenemos que pensar? Podemos decir que la vida ya está organizada, que es como un juego de determinado deporte donde se indica qué posición jugar, en qué momento entras al juego y cómo vas a jugarlo.

Lo interesante en este juego de la vida, es el objeto con lo que se juega, al igual el saber en qué cancha estás jugando, cuáles son las reglas del juego y contra quién estás compitiendo. Otra comparación sobre el objeto, es cuando en un funeral el muerto ocupa el papel central, pues es de él donde giran las diversas acciones funerarias. De igual manera, en el ejemplo con la economía, lo que rige y da sentido a ese sistema, es el valor que se le otorga al dinero pues no es la riqueza sino la virtualidad en la inteligencia colectiva del mercado capitalista. Como último ejemplo de lo colectivo inteligente está la comunidad científica que se da por la circulación de objetos. Pues la empresa científica encierra la constitución recíproca de colectivos inteligentes y de objetos de conocimiento.

Esos objetos emergen de una dinámica de inteligencia colectiva que virtualiza ciertas manifestaciones particulares. Es decir, está sometido a presiones económicas, sociales, políticas, lo que se refiere a los «medios» necesarios y a las «repercusiones» descontadas o efectivas.  Pero si la tecnociencia se redujera a obligaciones, a relaciones de fuerzas y a juegos de alianzas, aunque fuera en el entorno híbrido de los colectivos hombres cosas, su creatividad singular, como su conexión con el mundo, no durarían mucho.

Sin embargo el ciberespacio es considerado un objeto que nos induce a  las inteligencias colectivas. Donde internet es un objeto colectivo, dinámico, construido. Y el ciberespacio ofrece objetos moviéndose entre los grupos, memorias compartidas, hipertextos comunitarios para la constitución de colectivos inteligentes. Si el ciberespacio es el resultado de una virtualización de los ordenadores, la autopista electrónica cosífica ese virtual. Con esto se ha creado una sociedad inteligente, por ejemplo al haber negocios on line o educación on line u otras acciones que a veces denotan en dominio, en poder o sentido de propiedad.

El objeto marca o traza las relaciones mantenidas por los individuos, los unos con respecto a otros. Es el vínculo o mediador de la inteligencia colectiva. Al objeto le basta con ser sujetado por todos y el grupo sólo se constituye haciendo circular el objeto. El objeto sostiene lo virtual: se actualiza normalmente en acontecimientos, en procesos sociales, en actos o afectos de la inteligencia colectiva; que puede ser una cosa u objeto.

El funcionamiento de un objeto como mediador de inteligencia colectiva no solamente debe ser la firma de un contrato o el establecimiento de una regla, sino la eclosión de un objeto. Pues todo nuevo tipo de objeto induce un estilo particular de inteligencia colectiva y todo cambio social consecuente implica una invención de objetos. Los colectivos sólo poseen la inteligencia de los objetos, la humanidad deberá perfeccionar los suyos, incluso inventar nuevos con el fin de hacer frente a la nueva escala de problemas. Estos objetos-mundo venideros, vectores de inteligencia colectiva, deberán sensibilizar a cada individuo sobre los efectos colectivos de sus acciones siendo todos objetivos.

Transversalmente, se puede unificar las tres virtualizaciones: la relación con los seres (contrato), la relación con los signos (lenguaje) y de la relación con las cosas. En efecto, en el primer aspecto arriba mencionado, podemos hacer que el objeto no sea excluyente y dominador, en el segundo la existencia de un objetivo que, en la misma operación, relacione a los seres y constituya  a los sujetos, y tercero que la técnica virtualice la acción y las funciones orgánicas.

Somos sujetos sociales, cognitivos y prácticos con una subjetividad técnica, de lenguaje y relacional que se unifican donde cada uno de manera individual y colectivamente podemos ver objetos comunes, ver las dos partes de la misma moneda; es decir, lo subjetivo y lo objetivo, en nuestra manera de relacionarnos, de comunicarnos y de usar los artefactos.

Por: Alejandro Salas Ramírez.


[1] Quéau, Philippe. Lo virtual: virtudes y vértigos. (Trad. Patrick Ducher) Barcelona: Paidos-Iberica. 1995. 26pp.

*Pierre Lévy ¿Qué es lo virtual? Barcelona: PAIDÓS. 1999.

[2] Martínez Landín, F. A. Realidad Virtual – Crestomanía, Escuela de Ingeniería Computacional. Universidad Lasallista Benavente. (Tesis en UNAM. 026-879316-M2-2002). 2002. 25-32pp.

[3] Wolton concibe a la Internet como la red del comercio electrónico que transmite con fines políticos, puesto que dentro de la mundialización el interés económico de la cual parece evidente, plante grandes problemas de convivencia cultural; ve un individualismo ya que el modelo Internet olvida la alteridad y no propone una sociedad comunitarista solamente hay que vivir juntos pero sin intereses comunes. Al final propone que debe convertirse en una red de solidaridad mundial. Invita a que no se debe construir una nueva sociedad solamente con los medios interactivos. Wolton, Dominique. Sobrevivir a internet. España: Gedisa. 2000. 21pp.

Carmen Durán

 

En reiteradas ocasiones se ha mencionado que gracias a los avances tecnológicos se han originado modificaciones en diversas áreas, por ejemplo en la generación del conocimiento y las formas de aprendizaje, así como en las dinámicas de interacción entre los seres humanos y entre las propias tecnologías.

 

En el texto Digital Humanities (Humanidades Digitales), se hace mención de las denominadas “economías del conocimiento”, cuyo auge se debe a la era de la información en la que estamos viviendo. Esta era se caracteriza por el acceso que se tiene a los contenidos, además del incremento –de manera cuantitativa- en la generación de los mismos. Se nos han abierto las puertas al conocimiento bajo la intención de hacerlo accesible para todos, de democratizarlo. Aunque esto se queda en mera intención, es más fácil que cualquiera que tenga una computadora o un teléfono inteligente, pueda hacer uso de plataformas y demás alternativas digitales que ponen a nuestra disposición videos, documentos, audios y demás textos.

 Image

Algo que sería importante reflexionar es el hecho de cómo se ha transformado la idea del autor, pues si años atrás esta figura pudo ser considerada la de un erudito, alguien inalcanzable, intachable, al que no se le podía debatir nada, ya que su palabra era la verdad suprema; actualmente dicha idea se ha ido desvaneciendo debido a que ahora se realizan obras colaborativas, es decir que, quien aporta las ideas y propuestas ya no es una sola persona, sino un grupo que comparte el crédito del producto.

 

¿Esta nueva dinámica de autoría hará más sencillo el proceso de la producción de obras?, a mi parecer no, considero que es incluso más complicado si pensamos que para este tipo de trabajos en conjunto, como es el caso del texto citado (Humanidades Digitales), requiere no sólo de que se vacíe la información y los conocimientos de los expertos en el tema, sino todo un trabajo de pre y post producción, que implica darle uniformidad y coherencia a la obra, es decir, que se maneje toda en un mismo lenguaje, bajo una misma línea de comunicación, la cual seguramente debió haber sido acordada por los colaboradores.

 

Esta forma de generar conocimiento y contenidos, llega a ser criticada al cuestionarse dónde queda la propiedad intelectual, pues el autor de la obra ya no es un “yo-sujeto”, sino que ahora debe hablarse del “nosotros-sujeto”.

 

Por otra parte, también hay que mencionar que surge un nuevo tipo de estudiante, cuya tarea va más allá de informarse, pues ahora puede jugar el rol de autor y compartir sus reflexiones, sus puntos de vista, sus críticas a otros autores, etc., esto se debe a que la economía de la información en red promueve la apertura, la participación y el intercambio.

 

Acerca de la protección a la propiedad intelectual, los “titanes corporativos” son quienes buscan y exigen su protección, debido a que el uso de Internet y sus nuevas plataformas nos han permitido obtener el saber y la diversión de manera gratuita, afectando a los empresarios, pues al no pagar por las descargas que hacemos, sus grandes imperios corren el riesgo de quebrar, es así que le ponen precio a la propiedad intelectual y defiende su costo a como dé lugar.

Image

En la historia de la humanidad, la sociedad ha tenido diversas maneras de organiza su convivencia entre los individuos en las diversas esferas, como lo social, político, económico, cultural, etc. Hasta el día de hoy nos rige un sistema económico capitalista que domina o influye en las demás esferas de la sociedad.  Pero existe una crisis del sistema capitalista y sus duras consecuencias hay que “usarlas como oportunidades para el cambio social” o transformación social. Slavoj Žižek en su  libro ¡Bienvenidos a tiempos interesantes! nos reta a tomar una posición “radical-emancipatoria auténtica” a aprovechar los “tiempos interesantes”, es decir, la inestabilidad y la crisis, que va desde el caos de las crisis financieras del 2008 hasta las catástrofes ecológicas del 2010, para llevar a cabo el cambio. La posibilidad de cambio es muy difícil pero real. Se necesitan buscar alternativas a la crisis de este sistema para tener realmente la posibilidad de una transformación social. Tenemos el ejemplo de la  “Crisis Griega”. http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-drama-griego/700277/

 

¿Existe la posibilidad de salirse del determinismo económico?

En la cotidianidad de la vida hay una vinculación con la realidad política donde en ocasiones se puede interpretar el predominio de intereses económicos sobre los políticos. Por ejemplo cuando los líderes de los partidos políticos realizan acuerdos entre ellos (Pacto por México http://pactopormexico.org/) para salvaguardar sus intereses económicos y no en vista a una transformación social de fondo. Hay un aspecto ideológico que nos quiere imponer el capitalismo, donde no se trata de creer que “todo es posible”, sino de que “lo imposible sucede”. http://www.youtube.com/watch?v=SEL9a6i7Ijg

http://www.youtube.com/watch?v=qc4FEBc0uEs

Recordemos que en las elecciones de México del 2012, durante la transmisión del conteo de los votos dos de los candidatos iban casi a la par, y al dar el resultado el IFE, obtuvo más votos el candidato que la mayoría de la gente, según algunas encuestas, coincidían que no iba  ganar. Pues el candidato en semanas anteriores había tenido un descenso en la puntuación de ser el favorito para ganar por los incidentes presentados en una universidad de la ciudad de México. Otro ejemplo es que a pesar de que se presentaron ante el IFE algunas pruebas de que dicho candidato ganador había faltado a las reglas de la campaña al usar recursos económicos que rebasaron lo autorizado por el IFE, el dicho “lo imposible sucede”. Otro caso, si los gobiernos  o los que nos gobiernan han sido elegidos por los ciudadanos, y durante sus campañas manifiestan su deseo y convicción de cambiar las cosas por qué cuando llegan al poder ya no están a favor de los ciudadanos y votan en perjuicio de ellos. Este puede ser otro ejemplo de cómo la política influye en la crisis del sistema capitalista.

 

Es favorable distinguir entre “el uso público de la razón” y “el uso privado de la razón”, la diferencia entre conocimiento y creencia, entre el concepto denotativo de democracia y el carácter denotativo que le dan los que nos gobiernan, entre el deseo de cambiar y el cambio verdadero, entre el decir y el hacer, pasar de imitar los cambios a estar pensando de nuevo una solución. Pasar del capitalismo a la “ilusión democrática”, es decir, “la aceptación de los mecanismos democráticos como marco final y definitivo de todo cambio, lo cual evita el cambio radical de las relaciones capitalistas”.  Se pretende tener una “visión de una sociedad comunista radicalmente igualitaria” donde no exista exclusión ante una imposición de una lógica económica que tiene como prioridad la de “mantener un Estado de Bienestar dentro del sistema capitalista global”. Es decir, tener un trato igualitario de parte del Fondo Monetario Internacional al dar crédito a los países. Pero se tendrá que ser audaz al reconocer que si lo que se pide prestado se podrá pagar o no, cuidando generar una deuda sobre deuda. La invitación es a estar juntos, a unirse ante el modelo económico predominante, el cual pone las reglas del juego de la vida. ¿Tenemos la libertad de salirnos de esas reglas? ¿Actuando juntos realizaremos las oportunidades para el cambio social deseado?

 

Alvaro Valerio Rivero Soto

Cada vez notamos con más persistencia, el impacto de la tecnología digital en las formas en que percibimos la vida y nos relacionamos sensiblemente con las cosas y las personas. Lentamente, lo digital pasa de ser un artículo de consumo al marco cognitivo en donde se desarrollan las relaciones personales, profesionales y se ambienta una cambiada percepción de la realidad. No se trata solo de herramientas disponibles, tiene que ver con la manera de como creamos nuevos esquemas de organización, de pensamiento y acción, no para hacer mejor lo que hacíamos, de la forma en que lo hacíamos, sino para hacerlo de forma diferente.

dav19pol

Somos espectadores de algo nuevo. El inicio, como muchas cosas, comenzó con la academia y el ejercito, pero el primer impacto fue en el consumo, como lujo y curiosidad, entretenimiento de unos pocos. El siguiente impacto, de los más importantes, fue en los medios de comunicación, donde la experiencia de producción y consumo cambia conforme la tecnología digital agrega posibilidades nunca antes vistas ni siquiera pensadas. Internet, como brecha, concentró la convergencia donde ahora confluye la información, el entretenimiento, el trabajo, la noticia y la manera de relacionarnos con los demás.

Este cambio en las técnicas, los medios y la percepción, también ofrece la posibilidad de plantear nuevos esquemas de organización y de producción de las ideas. A partir de herramientas como la colaboración deslocalizada en tiempo real y la capacidad inmensa para procesar datos, tenemos que pensar seriamente en que existen las capacidades y el marco para la creación de una inteligencia colectiva.

Desde un esquema que parecía inmutable, la inteligencia fue don personal y patrimonio individual. La capacidad tal vez innata para trabajar en equipo, tarea obligada para proyectos los cuales una sola persona no puede realizar, resulta ser un conjunto de inteligencias y habilidades y no una inteligencia colectiva. Organizados de forma vertical la mayoría de la veces, los grupos de trabajo dependen de una cabeza que en ultima instancia toma las decisiones. En el fondo de la pirámide solo se siguen ordenes.

6a637a0bdad6

Pensamos y decimos de este y de aquel que tiene una inteligencia sorprendente, una gran capacidad. La genialidad tiene nombre y podemos recordar a personajes por sus grandes aportaciones al conocimiento y la ciencia. Valoramos también las diferentes inteligencias que permiten a los nativos de la selva amazónica o a los esquimales, vivir en su entorno donde perciben matices, oportunidades y peligros que otras personas no podrían distinguir. Sabemos que la inteligencia no es una sino muchas. La inteligencia y precisión que necesita un pastor montañez para dirigir su rebaño de animales por los desfiladeros, no le pide nada a la precisión que requiere un neurocirujano en una operación.

Dicho esto, todavía continuamos pensando en la inteligencia en los términos acostumbrados, desde la correspondiente al plano personal  hasta el conjunto de ideas necesarias para construir un puente; pensemos ahora en los términos de una inteligencia colectiva que va más allá del conjunto de inteligencias.

Tomaremos las ideas y los conceptos de inteligencia colectiva que ha desarrollado Pierre Lévy de manera extensa; desarrolla una propuesta ágil e inteligente y la enmarca en la posibilidad, en la idea de un nuevo humanismo basado en el reconocimiento y diferenciación de las personas a través de un renovación moral, que es dada por la relación con el conocimiento en ambientes de colaboración horizontales.

Pierre Lévy habla de un nuevo espacio antropológico y económico que surge de un mundo que ha cambiado a partir de la tecnologías digitales, un mundo con medios y herramientas que soportan la creación de redes y sujetos cognitivos abiertos, entornos de colaboración y una novedosa dimensión de la comunicación.

La inteligencia colectiva habla de colectivos inteligentes, un nuevo discurso, una nueva lengua (marco común de referencia) y renovadas formas complejas de organización social. La personas encuentran los mecanismos para expresarse y contribuir con experiencias y competencias únicas, en un proceso dinámico de intercambio de conocimientos. Más allá de las diferencias y singularidades de las personas, se articula un discurso social común, el cual se enlaza a través de finalidades culturales, morales, laborales y estéticas. Se crean nuevos espacios de conocimiento en donde los aportes surgen dentro de la interacción de un marco común que potencializa las habilidades y las destrezas cognitivas de los individuos.

Es posible entonces la creación de un nuevo humanismo basado en la renovación del vinculo social más allá de la idea de raza, etnia y origen social, un humanismo que se basa en principios éticos de colaboración y respeto y en la valoración de los individuos. Un inteligencia colectiva con fundamentos en la competencias, el conocimiento y el saber donde se reconoce plenamente a los individuos, a la vez que fomenta la singularidad y rechaza dogmatismos y manipulaciones de todo tipo. Un humanismo centrado en el proceso de crecimiento de las personas y sus entornos sociales y ambientales, donde la moneda de intercambio común es el conocimiento.

La inteligencia colectiva es una inteligencia distribuida en partes, coordinada, que se comunica en tiempo real y se apoya en herramientas digitales para la colaboración y el intercambio de información. Pierre Lévy lo concibe como un proyecto global, que debe ser encaminado y promovido,  que puede dar como resultado un impulso al desarrollo global, en el marco de soluciones colectivas e inteligentes para resolver problemas comunes y locales a través de experiencias y conocimientos compartidos.  Puede ser también el inicio  de una nueva forma de verse entre la personas, una estética de percibir y entender al otro más allá de las fronteras nacionales, religiosas, ideológicas, de raza, etnia y origen. Percibir a las personas en cuanto son capaces de aportar a la experiencia común desde su ámbito de entendimiento, que puede ser la calle, el campo, la casa o la profesión.

La propuesta es más que interesante, propone una igualdad conceptual mediada por la tecnología digital, animada por el bien común, la oportunidad de crecimiento y la forma de poder reconocer a las personas dentro del medio de sus aportaciones. Esperemos ver que efectivamente dogmatismos y oportunistas no se apropien de la idea de inteligencia colectiva. Puede que estamos ante ultimas oportunidades, espero no la ultima, de refundar las bases del entendimiento y resolver los grandes problemas que podrían hacer colapsar la civilización tal como la conocemos. Es realmente una posibilidad de enfocar la mirada más allá de la diferencias, el etnocentrismo y el individualismo y crear algo nuevo, provechoso para las personas y el entorno. La herramientas digitales brindan, ahora más que nunca, la oportunidad de hacerlo y la red, el ciberespacio es el lugar de confluencia que absorbe las distancias y el tiempo. No hacerlo sería desperdiciar una de las pocas oportunidades de cambiar, pero también sería un desperdicio de todo: de talento, de ideas, oportunidades, y la tal vez, una división mayor y finalmente, la extinción de las inteligencias.

Inteligencias colectivas. Por una antropología del ciberespacio. Pierre Lévy, 2004.

hombre-de-vitruvio

sidebyside

Saludos, comparto este documental, del año 2012, dirigido por Christopher Kenneally, traducido al español.

Image

Por: Ana Laura García Flores

 

En la actualidad  Internet es un medio importante para difundir la publicad de los diferentes productos ya que llega a la mayoría de las personas de una manera eficaz y personalizada, los hipervínculos nos permiten ir navegado para  elegir que es lo que nos interesa como usuarios.

 

Las grandes empresas se han  ido posicionando en estos espacios virtuales a través de las diferentes alternativas audios, vídeos, fotografías, juegos interactivos o combinaciones de estas, la publicidad ha ido avanzando ya que han visto en ella una fuente económica  muy importante han ido adaptándose como afirman en el texto Tecno ciencia y cibercultura  ”En esta mitología de la nueva frontera tecnológica, la sociedad contemporánea o bien esta equipada para recorrer a toda velocidad los carriles principales de la autopista de la información o bien deja simplemente de existir como miembro activo dela tecno-utopía” .

 

Éste medio masivo de comunicación nos ha permitido estar en constante comunicación y relacionarnos de una manera multimedia sin embargo  ha reducido el campo laboral y se puede ver  de manera hasta apocalíptica al pensar que puede llegar a desplazar algunas actividades laborales

 

“En general, los nuevos regímenes de producción de alta tecnología eliminan puestos de trabajo. En consecuencia, cada vez más trabajadores resultan superfluos de forma permanente. La tendencia futura es hacia más trabajadores con menos oportunidades en un mercado global del trabajo. Trabajadores de cuellos de rodas los colores se ven forzados a competir cada vez más entre sí. A la luz de esta situación, la lucha de los estibadores por unos ingresos anuales garantizados ha de convertirse en la lucha de rodas los trabajadores: manuales, especializados e intelectuales. Es decir, una lucha por unos ingresos independientes del trabajo”

 

Esta reducción de los espacios laborales pude verse afectada en diferentes ámbitos desde el trabajo manual y también el especializado uno de ellos es el publicista el cual se ha tenido que ir adaptando a las diferentes técnicas y formas de difundir los productos que se quieren vender.

 

Cuando entramos a las diferentes páginas podemos encontrar varios tipos de publicidad desde ropa, zapatos, equipo de cómputo, celulares entre otros, y en los cuales a través de  hipervínculos podemos trasladarnos de una página a otra en la que llevan el conteo  de visitantes,  en donde la segmentación del mercado es más personalizada, ZenithOptimedia, agencia que se dedica a realizar investigaciones publicitarias, determinó que Internet supera cualquier expectativa de crecimiento, debido a la explosión reciente de la publicidad en redes sociales gracias al marketing por Display, el cual crecerá entre 2011 y 2014 en un 21%. ”Los precios de sus productos no necesitan reflejar la dinámica demanda/oferta, pues tienen su propio poder de control sobre un área determinada del mercado”.

 

Estos trabajos manuales o especializado o bien llamado profesiones u oficios  se han ido modificando por ejemplo  el publicista ha ido evolucionando a la par de la tecnología,  no tenemos que ver a la tecnología como algo apocalíptico en el que desplazará el trabajo del ser humano sino ir adaptándose no sólo a nivel técnico si no a nivel ético ya que la responsabilidad social es importante.

 

Tenemos que pensar a la tecnología no sólo como algo que desplazará la labor del ser humano si no como una herramienta en la que por ejemplo el publicista pueda valerse de los recursos multimedia para poder realizar su trabajo tomando en cuenta su responsabilidad, aunque aún no exista un manual en el que establezcan ciertos parámetros es importante que cada uno aplique su responsabilidad.